Salud Sexual y Cáncer Colorrectal

• 

Resources and Research Blog
hero symbol

Hablar de tu salud sexual, especialmente de temas sexuales, puede ser difícil y sentirse algo incómodo. Pero no tiene por qué ser así.

Discutir la intimidad y la salud sexual puede ser una experiencia nueva e incómoda para cualquier persona, especialmente para quienes enfrentan cáncer colorrectal y su(s) pareja(s). Le pedimos a la Dra. Chelsea Holland, DHS, terapeuta sexual y de relaciones en The Intimacy Institute, que ayude a nuestros pacientes a encontrar valor en su intimidad.

Chelsea Holland, DHS es terapeuta sexual y de relaciones con sede en The Intimacy Institute en Boulder, Colorado. Ella ayuda a personas, parejas y grupos; independientemente de su orientación sexual, intereses sexuales, capacidad y edad, con inquietudes y preguntas sobre su sexualidad y sus relaciones.

¿Cómo mantener tu intimidad viva cuando no te sientes “de ánimo”?

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en la intimidad, pensamos en la intimidad sexual, que a menudo incluye el contacto genital, la penetración y/o el orgasmo. Como muchos, puedes sentir que la expectativa del contacto físico debe conducir finalmente al sexo. Con esta expectativa y cuando estás experimentando un diagnóstico/tratamiento de CCR, es probable que tu deseo de tener intimidad sexual sea bajo o inexistente. Se tiende a alejarse de la intimidad por la preocupación de que siempre debe conducir al sexo. ¿Entonces qué se puede hacer? El mejor lugar para comenzar es eliminar el concepto de que el sexo es el único destino para la intimidad. En lugar de que el sexo sea el objetivo de cada situación íntima, agrega la intimidad física y la intimidad emocional, donde te concentres en actividades que puedan acercarte a tu pareja pero que no tienen que incluir el coito o el orgasmo.

Puede ser útil pensar en la intimidad como una caja variada de chocolates que incluye no solo el coito, sino también una variedad deliciosa de opciones para la intimidad sexual, física y emocional. Cada “pedacito de chocolate” de intimidad es algo diferente que puedes disfrutar con tu pareja que ayuda a una conexión mutua. Ocasionalmente, es posible que una noche desees disfrutar de la pieza sexual de esa caja de intimidad. Muchas otras veces puedes experimentar dolor o sentirte incómodo y la pieza de intimidad-placer que se saca de la caja es tomar una buena ducha caliente juntos y enjabonarse mutuamente. Y otras veces, es posible que desees disfrutar de los dos acurrucados en el sofá y conversando sobre tu día. En última instancia, no importa si eliges algo sexual, físico o emocionalmente íntimo de tu variada caja de intimidad, porque todos funcionan para acercarlos a los dos como pareja.

Si tu pareja inicia el sexo, puedes decir “Cariño, muchas gracias por expresarte. De verdad no me siento muy bien en este momento, ¿podríamos intercambiar masajes en los pies esta noche? o “Quiero conectarme contigo sexualmente, simplemente no siento que sea una buena opción para mi cuerpo en este momento. Realmente me gustaría que nos bañáramos juntos en la bañera”. Las posibilidades de tener intimidad son infinitas, ¡sé creativo!

¿Cuáles son algunas formas de tener conversaciones sobre sexo e intimidad con una nueva pareja que quizás no conozca los detalles de tu tratamiento, cirugías, etc.?

Al abrirse a una nueva pareja, es importante tener primero una buena base de intimidad emocional. Esto significa poder hablar sobre aspectos de tu tratamiento y cirugías antes de introducir el elemento sexual. Eso no quiere decir que debas divulgar todos los detalles, pero compartir esta información personal, ayuda a tu nueva pareja a comprender más sobre ti y tus necesidades. También te ayuda a tener una sensación de confianza con tu pareja, lo que crea una buena base saludable para que ocurra una conversación sexual y proporciona una mayor comprensión del “por qué” no siempre deseas que los encuentros íntimos conduzcan al sexo.

¿Alguna recomendación para superar los sentimientos de inseguridad?

La inseguridad personal es sin duda un sentimiento duro para la mayoría de nosotros, especialmente cuando tu cuerpo está pasando por grandes cambios. Es completamente normal. Tienes el poder de no dejar que estos sentimientos se apoderen de ti y te impidan tener intimidad con tu pareja. Debido a que tu mente es un órgano muy poderoso, asegúrate de alimentarla con buenos comportamientos rutinarios y pensamientos positivos, los cuales ayudarán a reducir tu inseguridad personal. Esto no solo te ayudará a sentirte mejor contigo mismo, sino que también te abrirá más a una potencial intimidad con tu pareja.

Incorpora actividades positivas a tu rutina diaria que te hagan sentir confianza, relajación, felicidad, placer, etc. Algunos ejemplos incluyen hacer ejercicio según lo permita tu cuerpo, usar ropa con la que te sientas bien, compartir con tus amigos, leer un libro agradable y comer sano. Asimismo, deberás minimizar las cosas que alimentan los sentimientos de inseguridad, como no ducharse durante tres días, no hacer ejercicio, comer comida chatarra y usar ropa sucia. También agrega pensamientos positivos personales, como por ejemplo “soy hermoso(a)”, “soy suficiente” y “soy una persona sexual”. Escribir estas descripciones positivas u otras similares y colocarlas a tu alrededor, como en el tablero de tu auto o como fondo de pantalla de tu teléfono, puede ayudarte a pelear los pensamientos y sentimientos de inseguridad cuando estos se vuelven más fuertes.

Recuerda que tu cuerpo está pasando por grandes cambios, es importante ser amable contigo mismo y no aislarse, no estás solo. Encuentra un grupo de apoyo donde puedas hablar sobre estos cambios y sentimientos de inseguridad y no sentirse solo en ellos. Si sientes que no puedes expresarte con tu pareja o con un grupo de apoyo, obtén la ayuda de un terapeuta (sugiero un terapeuta centrado en las emociones) para que él o ella pueda ayudarte.

¿Es normal que cambios emocionales/mentales/físicos asociados con el cáncer colorrectal afecten a tu salud sexual?

Sí, un millón de veces sí. ¿Y es normal que estos cambios afecten a tu salud sexual? Seguramente. Tu deseo y excitación sexual son sensibles a los cambios asociados con cosas como medicamentos, dolor o sentimientos de inseguridad. Estos son como obstrucciones en un desagüe que pueden bloquear los sentimientos de deseo o excitación. Eso no quiere decir que no puedas ser una persona sexual porque la intimidad no se trata solo del coito o el orgasmo. En cambio, significa hacer ajustes en la forma en que se expresa tu “yo” sexual. El enfoque no necesita estar en el coito o el orgasmo, sino en la conexión íntima con tu pareja.

Soy pareja de una persona diagnosticada con CCR. ¿Cuáles son algunas formas en las que puedo brindar apoyo?

Hay varias maneras en las que puedes brindar apoyo a tu pareja si se le diagnostica CCR. Primero, asegúrate de cuidarte a tí mismo. El CCR no solo es emocionalmente difícil para alguien diagnosticado, sino que también es emocionalmente difícil para ti como pareja. Si cuidarse significa hacer ejercicio, ver amigos e ir a ver a un terapeuta, házlo. En segundo lugar, infórmese sobre lo que está experimentando tu pareja. Lea sobre CCR y también pregúntale a tu pareja qué siente. Sé curioso y abierto. En tercer lugar, vuelve a leer lo anterior sobre la ampliación del alcance de la intimidad. Tu pareja y tú están pasando por muchos cambios y es posible que la intimidad sexual no sea tan frecuente. Puede ser fácil confundirse y tomarlo como algo personal cuando tu pareja no quiere tener relaciones sexuales, pero ten en cuenta que no se trata de no quererte. Deberás estar dispuesto a ampliar el alcance de la intimidad y crear formas diferentes de conexión.

Leave a Reply

Your email address will not be published.