Síntomas del cáncer de colon

Conocer los síntomas del cáncer de colon y los signos del cáncer de recto, así como los riesgos de padecerlo, puede evitar que sufra este tipo de cáncer o ayudarle a obtener un diagnóstico lo antes posible.

hero symbol

Síntomas del cáncer colorrectal: 7 señales para acudir al médico

Algunas fases tempranas del cáncer colorrectal pueden no mostrar ningún signo. (Por eso cribado del cáncer colorrectal es tan importante). Conocer los síntomas del cáncer colorrectal puede salvarle la vida. Si tiene algún signo, no lo ignore.

Tienes que decírselo a un médico. Los síntomas del cáncer de colon y los del cáncer de recto suelen coincidir. Si experimenta alguno de los siguientes síntomas, consulte a su médico lo antes posible. 

1. Hemorragia rectal o sangre en las heces

Si nota sangre (roja brillante o muy oscura) en las heces (caca), asegúrese de hablar con su médico. No todos los casos de cáncer colorrectal incluyen hemorragia rectal o sangre en las heces; sin embargo, se trata de un síntoma de cáncer colorrectal bastante frecuente y debe alertarte de que algo no va bien.

Dígaselo a su médico. Sangrado rectal o sangre en las heces debe nunca ser ignorado. A veces, un análisis de sangre revela anemia (un recuento bajo de glóbulos rojos), lo que puede indicar que es necesario realizar más pruebas para descubrir la causa de su recuento bajo de glóbulos rojos.

Si sufres una hemorragia rectal, debes prestar atención a los siguientes factores y comentarlos con tu médico:

  • El color de la sangre y/o de las heces
  • Si la sangre está en las heces o sobre ellas
  • Si la sangre está en el papel higiénico o en la taza del váter
  • Con qué frecuencia se produce la hemorragia
  • Si la hemorragia va acompañada de otros síntomas

 2. Cambios continuos en los hábitos intestinales

Los hábitos intestinales varían de una persona a otra y pueden cambiar debido a lo que comes, infecciones temporales u otros problemas médicos. Mientras que algunas personas defecan una vez al día, otras pueden defecar varias veces al día. No existe una "normalidad" para los hábitos intestinales, pero si experimenta cambios significativos en los hábitos intestinales o cualquiera de los siguientes síntomas, debe buscar atención médica.

Las heces normales deben ser fáciles de evacuar y suelen ser de color marrón. Los cambios anormales en el color de las heces incluyen:

  • heces negras y alquitranadas
  • heces de color arcilla
  • heces de color rojo intenso
  • heces de color blanco

Debe buscar atención médica inmediata si experimenta los siguientes cambios en los hábitos intestinales:

  • sangre en las heces
  • incapacidad para expulsar gases
  • mucosidad en las heces
  • heces acuosas y diarreicas durante más de 24 horas
  • pus en las heces
  • dolor abdominal intenso

Pida cita con su médico si experimenta lo siguiente:

  • no ha defecado en tres días
  • dolor abdominal leve
  • ganas repentinas de defecar con incapacidad para controlar la defecación
  • pérdida de peso inexplicable
  • taburete muy estrecho

3. Heces más estrechas de lo habitual

Las heces estrechas pueden deberse a varias causas, desde afecciones temporales inofensivas hasta enfermedades subyacentes más graves. Por ejemplo, dietas pobres en fibra, infecciones temporales, síndrome del intestino irritable (SII) o cáncer colorrectal. Las heces estrechas, como las delgadas como un lápiz, pueden deberse a una obstrucción en el colon, como un tumor. En la mayoría de los casos, las heces estrechas que se producen con poca frecuencia no son motivo de preocupación. Pero si experimenta heces estrechas durante más de una semana, acuda a su médico.

4. Dolores frecuentes por gases, hinchazón, sensación de plenitud o calambres abdominales.

La mayoría de la gente produce alrededor de De 1 a 4 pintas de gas al día y expulsar gases (pedos) hasta 21 veces al día. Cualquier obstrucción en el colon, incluido el cáncer, puede dificultar su capacidad para expulsar gases. El colon está situado en el abdomen, por lo que si el cáncer de colon es la causa de su hinchazón o dolor, no es raro sentir molestias en esa zona. Esto puede dar lugar a signos de cáncer de colon.

5. Pérdida de peso sin motivo conocido

La pérdida de peso rápida o involuntaria es un signo de cáncer de colon. En los pacientes con cáncer, la pérdida de peso suele ser consecuencia de que las células cancerosas consumen la energía del organismo a medida que se multiplican. Además, su sistema inmunitario también gasta más energía para combatir y destruir las células cancerosas. Si el cáncer colorrectal es la causa específica de su pérdida de peso, puede deberse a que el tumor bloquea el colon o el tracto intestinal, impidiendo la absorción adecuada de nutrientes. Asegúrese de consultar a un médico si experimenta pérdida de peso sin motivo conocido para averiguar la causa subyacente.

6. Sensación de mucho cansancio (debilidad y fatiga)

Al igual que ocurre con los pacientes que pierden peso sin motivo, los síntomas del cáncer de colon también pueden provocar debilidad y fatiga constantes. Dado que las células cancerosas se multiplican sin control, el consumo constante y extra de energía puede hacer que se sienta muy cansado a pesar de tener un descanso normal. Lo más probable es que la fatiga crónica sea un signo de una afección médica subyacente, aunque no esté causada por el cáncer colorrectal. Si experimenta una fatiga que no se alivia con el descanso o el sueño normales, consulte a su médico.

7. Ningún síntoma

No es infrecuente que las personas diagnosticadas en los primeros estadios del cáncer de colon (estadio I o II) a no experimentar ningún síntoma de cáncer colorrectal. Los síntomas del cáncer colorrectal en estadio inicial no siempre son evidentes o visibles. A menudo, los síntomas sólo aparecen cuando el cáncer colorrectal ha crecido hasta una fase avanzada o se ha extendido.

A partir de los 45 años, todo el mundo necesita cribado de cáncer colorrectalindependientemente de los síntomas. La edad es uno de los principales factores que aumentan el riesgo.

Los exámenes periódicos pueden detectar pólipos de colon y extirparlos antes de que el cáncer pueda empezar a crecer y convertirse en un cáncer en estadio temprano. Si se detecta a tiempo, el cáncer colorrectal es muy tratable. A algunos pacientes sometidos a cribado se les extirpa un pólipo o se les descubre un cáncer, pero no tenían ni idea de que algo iba mal.

Todos estos síntomas pueden variar en función de la persona. La gravedad de los síntomas también varía en función de la ubicación del cáncer en el colon o el recto, su tamaño y su crecimiento. Algunos síntomas del cáncer colorrectal se manifiestan sobre todo a través de cambios en el tubo digestivo, pero otros pueden afectar a todo el cuerpo. Consulte a su médico si experimenta alguno de los síntomas mencionados, independientemente de su edad.

Enfermedades con síntomas similares al cáncer colorrectal

Es bastante frecuente que otras afecciones provoquen algunos signos de cáncer colorrectal. Una infección, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y otros problemas gastrointestinales también pueden causar síntomas similares a los del cáncer de colon y recto. Es importante conocer su cuerpo y hablar con su médico para descubrir la causa de sus síntomas y encontrar un tratamiento.

Estas condiciones también pueden ser factores de riesgo del cáncer colorrectal.

Su médico puede trabajar con usted para determinar el mejor plan de tratamiento para su enfermedad actual, así como establecer un plan de prevención para un futuro caso de cáncer.

¿Y el cáncer anal?

El cáncer de colon y recto (cáncer colorrectal) es un tipo de cáncer diferente del cáncer anal. Algunos de los síntomas del cáncer anal son los mismos que los del cáncer colorrectal, como el sangrado rectal, un cambio en los hábitos intestinales y heces estrechas. Si tiene alguno de estos síntomas, debe acudir a un gastroenterólogo que pueda diagnosticarle correctamente e identificar por qué presenta estos signos.

Más información cáncer anal.

Detección del cáncer colorrectal

Todos los adultos con un riesgo medio de cáncer colorrectal deben someterse a revisiones rutinarias a partir de los 45 años. Sin embargo, las personas con antecedentes familiares de cáncer colorrectal u otros factores de riesgo deben empezar a someterse a las pruebas antes de los 45 años. Los afroamericanos también se enfrentan a un riesgo ligeramente mayor y deben plantearse las pruebas de cribado antes.

Si observa algún signo o síntoma de cáncer colorrectal, es posible que deba someterse antes a un cribado. Sin embargo, algunas personas con cáncer colorrectal no experimentan ningún síntoma. Asegúrese de ser consciente de su cuerpo y hable con su médico a la primera señal de cualquier síntoma de cáncer colorrectal.